¿Qué sabemos acerca de la RIEMS?

Con este primer trabajo inauguramos este espacio que servirá para compartirles mis experiencias en torno al trabajo desarrollado en el Profordems Quinta Generación. Vamos.

1.1  ¿Cuáles son los antecedentes de la RIEMS?

1.2 ¿Qué reformas educativas conoce a nivel nacional e internacional aplicadas a la Educación Media Superior?

La Reforma Integral de la Educación Media Superior (RIEMS) es el resultado de un proceso histórico que nos remite al sexenio de Luis Echeverría (1970-1976), donde se dio un crecimiento sin precedentes en la educación media superior con base en políticas de apoyo que propiciaron la creación de nuevas y revolucionarias instituciones educativas: el Colegio de Bachilleres, el bachillerato impulsado por la Universidad Autónoma Metropolitana, el Colegio de Ciencias y Humanidades, la Escuela Nacional Preparatoria y el Bachillerato BaUNAM, estos tres últimos subsistemas pertenecientes a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Fue en el sexenio de José López Portillo (1976-1982) que se implementó el “Plan Nacional de Educación” en 1976, el cual contemplaba dentro de sus principales ejes de acción la vinculación de la educación terminal con las necesidades de producción, para lo cual fue necesario desarrollar programas específicos para la educación técnica superior. Lo anterior derivó en la creación del Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep) en 1979.

En 1983, ya en el sexenio de Miguel de la Madrid (1982-1988), gracias a la creación del “Programa Nacional de Educación, Recreación, Cultura y Deporte” se llevaron a cabo procesos de descentralización importantes que consistieron principalmente en la atribución directa de las entidades federativas en la gestión de la educación media superior. Asimismo, se puso especial atención en la consolidación de la calidad educativa que ya implicaba una exigencia aguda ante los nuevos retos que imponía la globalización socioeconómica mundial.

Es en el periodo presidencial de Carlos Salinas de Gortari (1988-1994) se signa el “Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica en 1992”. Entre otros aspectos determinantes para las políticas educativas de nuestro país (las reformas constitucionales a los artículos 3º y 130º, por ejemplo), dicho acuerdo impulsó la promulgación de la “Ley Federal de Educación” en 1993, cuyo enfoque principal fue la búsqueda de calidad y equidad, cobertura educativa, aprendizaje de competencias científicas, tecnológicas y laborales, participación de los empresarios en la gestión escolar y mayor vinculación con el mercado laboral por parte de la educación media superior y superior.

Durante la administración de Ernesto Zedillo (1994-2000) se creó el “Programa de Educación, Salud y Alimentación” (PROGRESA) el cual introduce el Programa Nacional de Carrera Magisterial, el Sistema Nacional de Evaluación Educativa, el Programa de Consolidación de Universidades Tecnológicas y el Programa de Conformación de la Educación Media Superior que supuso una continuidad a los antecedentes implementados por el salinato.

En el sexenio de Vicente Fox (2000-2006) se instauró el “Plan Nacional de Educación 2001-2006”, que dentro de sus principales ejes de acción contemplaba la creación del Subprograma de la Educación Media Superior. Para Fox, el nivel medio superior requería una atención especial por dos principales razones:

  1. Por ser el nivel que más incrementara su población en el sexenio dadas las tendencias demográficas y de dinámicas de población, y el incremento de los niveles de cobertura y eficiencia terminal de educación básica en los niveles primaria y secundaria.
  2. Porque los alumnos se encuentran en la edad más difícil y son los que necesitan un apoyo mayor en la escuela, adecuado a su edad, para hacer de ellos ciudadanos maduros e individuos de buen provecho.

En el sexenio actual, Felipe Calderón propone su Plan Nacional de Desarrollo 2007-2012, que en su Eje 3 titulado “Igualdad de oportunidades” presenta en su título 9 la propuesta de “Elevar la calidad educativa”, ya que resulta “impostergable una renovación profunda del sistema nacional de educación, para que las nuevas generaciones sean formadas con capacidades y competencias que les permitan salir adelante en un mundo cada vez más competitivo, obtener mejores empleos y contribuir económicamente a un México con crecimiento económico y mejores oportunidades para el desarrollo humano”[1]. Con el establecimiento del Sistema Nacional de Bachillerato se establecen los nuevos ejes metodológicos, académicos y pedagógicos del sistema educativo basado en competencias y la adscripción de los siguientes acuerdos por parte de las instituciones educativas:

Sistema de competencias con base en un Marco Curricular Común (MCC):

a)      Competencias disciplinares

b)      Competencias disciplinares básicas

c)      Competencias disciplinares extendidas

d)     Competencias docentes

e)      Competencias genéricas

f)       Competencias profesionales

Acuerdos de adscripción de las instituciones educativas:

a)      Acuerdo 442 por el que se establece el Sistema Nacional de Bachillerato.

b)      Acuerdo 444 por el que se establecen las competencias que constituyen el MCC.

c)      Acuerdo 445 por el que se conceptualizan y definen para la educación media superior las opciones educativas en diferentes modalidades.

d)     Acuerdo 447 por el que se establecen las competencias docentes para quienes impartan educación media superior en la modalidad escolarizada.

e)      Artículo 449 por el que se establecen las competencias que definen el perfil del director en los planteles que imparten educación del tipo media superior.

Cabe señalar que la UNAM no aceptó implementar el Sistema Nacional de Bachillerato ni la aplicación de la Evaluación Nacional de Logros Académicos en Centros Educativos (ENLACE) al considerar que existen profundas diferencias de carácter pedagógico, de movilidad y de capacidades de los sistemas que no corresponde con los intereses de la institución, entre ellos buscar un perfil de egreso de amplia cultura que abarque temas de carácter filosófico e histórico[2].

La RIEMS consiste principalmente s una revisión de la curricular académica establecida por los diversos sistemas, subsistemas e instituciones que imparten el bachillerato en México; busca unificar planes de estudio y la certificación única del bachillerato en el país, así como la profesionalización de los servicios académicos que se prestan en el nivel medio superior.

Cabe mencionar que desde su incursión de nuestro país a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico las reformas en cuestión educativa han sido más frecuentes. Sin embargo, la tendencia a nivel mundial es de igual manera reformista. Por ejemplo, el caso de España nos demuestra que con la Ley Orgánica de Universidades del 2001, y la Ley Orgánica de la Calidad en la Educación del 2002, implementadas por el entonces presidente José María Aznar, las cuales establecen itinerarios vocacionales e itinerarios tecnológicos, científicos y humanísticos[3], basado en nuevos lineamientos de calidad académica por recomendación de la Organización de las Naciones Unidades para la Ciencia, Educación y Cultura (UNESCO), así como los imperativos de mejora continua de acuerdo a los nuevos estándares globales, basándose en lineamientos de la OCDE.

1.3 ¿Qué reformas educativas o curriculares en el nivel medio superior se han desarrollado en su región?

Para la implementación del sistema educativo basado en competencias, y la instauración de una certificación interna en instituciones como CBTis 118 y CETis 16 y 105, la Dirección General de Educación Tecnológica e Industrial (DGETI) delegación Querétaro, implementó una reestructuración a la currícula de materias en el año 2004, que consistió en una reasignación y denominación de asignaturas, y un ajuste en la carga horaria para materias teóricas especializadas, como las matemáticas.

1.4 A partir de los aspectos considerados en la RIEMS como factores de deserción indique cuáles ha encontrado en su contexto.

Considerando que 30 de cada 100 alumnos que inician la primaria alcanzan el tramo de 6 años de la enseñanza media y 13 lo concluyen sin realizar estudios universitarios, podemos inferir que se trata de una problemática compleja, ya que el sector de la población que ingresa a educación media superior presenta una presencia heterogénea de estratos socioeconómicos: sectores obreros organizados, trabajadores de cuello azul, un reducido sector de la burocracia pública y la mediana burguesía tanto rural como urbana. A pesar de los esfuerzos institucionales aportados por las dos administraciones panistas recientes, el sector de la educación media superior es el que sigue presentando una mayor recurrencia en cuanto a deserciones se refiere. No obstante, esta información no tiene que ser desconocida para los centros educativos, para directivos y administradores, para docentes, ni mucho menos para los alumnos. Los factores de deserción implican una acción multilateral con diferentes responsabilidades pero con un propósito en común: abatir el rezago en la calidad, cobertura e ingreso a la educación media superior.

Conclusión

En el contexto de la historia contemporánea, la vertiente reformista en rubros de crecimiento y desarrollo a nivel internacional es una constante tanto por la demanda estructural que impone un mundo globalizado, como por la vorágine cultural en que se desarrolla el ser humano actual. Por tanto, la RIEMS es una respuesta efectiva y puntual a la demanda de mejora continua y de una búsqueda sistematizada en la calidad de la educación. Nuestros gobiernos no pueden seguir prolongando la necesidad de establecer y simplificar vínculos académicos con nuestra realidad circundante, es decir, debemos de establecer estrategias claras para que la adquisición de conocimientos y el desarrollo de un aprendizaje basado en competencias incidan de manera directa en la vida académica de nuestros estudiantes. Sabemos que la RIEMS no es la panacea, y que por sí misma implica que los resultados aparecerán a corto plazo de manera automática. Debemos de concebir la reforma como parte de un proceso de mejora continua que seguramente tendrá nuevos planteamientos, pero con miras a un mismo objetivo: la consolidación de la educación media superior a nivel nacional.


[1] Diario Oficial de la Federación (2009) Acuerdo 480 por el que se establecen los lineamientos para el ingreso de instituciones educativas al Sistema Nacional Bachillerato. Versión digital. Disponible en línea http://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5078335&fecha=23/01/2009&print=true

[2] Notimex. (2009) “UNAM rechaza integrarse al Sistema Nacional de Bachillerato”. El Economista. Edición del 25 de marzo del 2009. Disponible en línea: http://eleconomista.com.mx/notas-online/politica/2009/03/25/unam-rechaza-integrarse-sistema-nacional-bachillerato Consultado el día 8 de junio del 2011.

[3] Rodríguez Gómez, Roberto (2008) “Educación media superior obligatoria. Experiencias internacionales: España” Parte 2 de 2. Periódico Milenio Diario. Sección Campus. Disponible en línea: http://camilenio.com/260/opinion/educacion.php Consultado el día 8 de junio del 2011.

Anuncios

Autor: doctorsimulacro

Periodista, docente e Investigador en Ciencias Sociales y Humanidades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s