Nos han robado la cotidianidad.

Nos han robado la cotidianidad y la certeza se fue a ninguna parte. El ego lo sustituyeron por el miedo. El miedo devoró al sueño y arrojó sus restos a la fosa común. La certeza extraña y añora a la cotidianidad porque, curiosamente, la alimentaba de certeza. Los recuerdos como ataques epilépticos de una memoria fotográfica. El asesino solitario que disparó un sordo revólver. Quedó zanjado el capricho con el que la vida y la muerte se fotografiaban mútuamente.

Anuncios

Autor: doctorsimulacro

Periodista, docente e Investigador en Ciencias Sociales y Humanidades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s