#EdipoGramatical De cuando una coma puede cambiar el sentido de una oración.

Captura de pantalla 2015-07-03 a las 9.10.52 a.m.

Lo sé, hay ejemplos más significativos y con mayor gracia. No es lo mismo decir “Yo quiero ser mamá” que “Yo quiero ser, mamá”. Pero es tan lamentable como preocupante la obstinada negligencia y pertinaz ignorancia en el uso del vocativo.

“¡Adiós Jacobo!” en lugar de “¡Adiós, Jacobo!” es el #EdipoGramatical de esta ocasión. El uso del vocativo es muy similar al nominativo. No obstante, uso de la coma para separar el nominativo es indispensable porque hace referencia al oyente:

  1. “Yo quiero ser mamá” es una oración copulativa que alude al hablante sin hacer referencia al oyente.
  2. “Yo quiero ser, mamá” en una oración igualmente copulativa que sí hace referencia al oyente, en este caso “mamá”.

Muchas gracias, estimado lector. Adiós, Jacobo.

Anuncios

Autor: doctorsimulacro

Periodista, docente e Investigador en Ciencias Sociales y Humanidades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s