El Woodstock de la mente: Hay Festival Querétaro 2016 (primera entrega)

Hay1

Publicado originalmente en el suplemento cultural Barroco número 618, del Diario de Querétaro del 25 de julio del 2016.

Toca por séptima vez que Hay Festival se presente en México, aunque en esta ocasión se ofrecerá en Querétaro, del 1 al 4 de septiembre próximo. Definido por Cristina Fuentes Laroche, directora del Hay Festival para América Latina, como un espacio para imaginar un mundo mejor a partir de la presencia de escritores de la talla del Nobel de Literatura francés Jean-Marie Gustav Le Clézio, el holandés Cees Nooteboom, la bresileña Nélida Piñón, el español Juan José Millás y el Premio Cervantes mexicano Fernando del Paso.

Estos autores encabezan la lista de 80 invitados, provenientes de 17 países, que con sus ideas darán vida a charlas, debates, conferencias, lecturas, obras de teatro, poesía, muestras de cine, conciertos y talleres sobre literatura, ciencia, arte y periodismo que se realizarán en nuestra ciudad, considerada como una de las más seguras del continente, idónea para este tipo de actividades.

Asimismo, Fuentes la Roche dio a conocer en la semana pasada en rueda de prensa que la programación de este encuentro promueve desde hace 29 años “el intercambio cultural y el diálogo”. Por su parte, Esther Carboney, representante del presidente municipal de Querétaro, Marcos Aguilar, adelantó que esperan unos 30 mil visitantes y una derrama económica de 300 millones de pesos. Pero…

¿Qué es y qué no es el Hay Festival?

No faltó quien se confundió con su nombre: “¿A qué se refieren con que hay festival?, ¿va a haber otro festival?”. En 2007 el entonces presidente de la EEUU, Bill Clinton, lo consideró sin exageración como el Woodstock de la mente. Si en nuestra ciudad el festival durará solamente cuatro días, en Gales el evento se prolonga por diez días; si en nuestra ciudad se espera la llegada de 30 mil visitantes, imagínese usted, caro lector, que en Hay-On-Wye se han llegado a recibir hasta 120 mil visitantes.

El Hay Festival no es un foro académico. En el programa, si bien son importantes los temas, lo que prevalece es el interés por presentar las nuevas voces del mundo literario. Tampoco se trata de un ritual de alabanza a determinado escritor. Va más bien de un conjunto de conversaciones sobre lo que escriben y piensan los escritores.

El Hay Festival no es una feria del libro. Sin embargo, se han reportado ventas de hasta 60 mil ejemplares por evento. Además es una fiesta de la palabra, un carnaval de las ideas, en donde se pretende que exista una participación equilibrada de escritores locales, nacionales e internacionales.

¿Por qué se le llama Hay Festival?, ¿acaso antes no había Festival?

Para tener una idea de su nombre debemos remitirnos al excéntrico Richard George William Pitt Booth, conocido célebremente como Richard Booth, quien en 1961 abrió una modesta tienda de libros usados en Hay-On-Wye, un pequeño pueblo ubicado en Pwys, Gales, que para entonces no alcanzaba siquiera los 2 mil habitantes. Hay-On-Wye también es conocido como Gelli Gandryll o Y Gelli.

La idea de Booth sorprendió por su exitosa acogida, no obstante que sus vecinos y allegados le habían vaticinado una vida mediocre. Un gran olfato para los negocios y una destacada habilidad para la autopromoción llevaron a Booth a proclamarse monarca del reino Hay-On-Wye el 1 de abril de 1977, la primera ciudad de los libros del mundo. Fue tal el éxito que pronto otros empresarios del libro comenzaron a emular su modelo de negocios, lo que llevó a Hay (de ahí el nombre del festival) a convertirse en la capital de los bibliofilos, llegando a albergar hasta cuarenta librerías en una extensión de tan solo cuatro calles.

Pero aquello solamente fue el inicio. Hace 29 años, con las ganancias de un juego de póquer, Peter Florence junto con su padre, Norman Florence, decidieron reunir a amigos escritores para conversar y compartir historias. Reunir en una velada a grandes personalidades de la literatura en un lugar tan remoto parecía una aventura destinada al fracaso. No obstante, para la segunda edición del festival, Arthur Miller se presentó como el escritor estelar. Subsecuentemente, a lo largo de los años han participado celebridades de la talla de Doris Lessing, ganadora del premio Nobel en 2007, el científico Stephen Hawking, Gore Vidal, Paul McCartney, Ian McEwan, Gordon Brown… hasta Al Gore, (cierto, caro lector, nada es perfecto).

¿Qué importancia tiene un festival como el Hay Festival para nuestra ciudad?

Desde hace casi diez años el festival ha experimentado una expansión global inusitada. Hay se ha convertido en una institución multinacional repaldada por la UNESCO, cuenta con sedes alternas en España (Segovia y Granada), en Colombia (Cartagena de Indias). De los certámenes literarios y eventos culturales, se puede afirmar que es de los más poderosos del mundo, cobrando incluso carácter de tradición cultural similar a la entrega del Nobel de Literatura. Tan solo en el 2008 se registraron más de 200 mil entradas vendidas en las cerca de quinientas actividades del festival. El Hay se ha instalado exitosamente en Líbano y Kenia. En nuestro país se ha llevado a cabo en Zacatecas, Xalapa y en la Ciudad de México, donde no era raro sentarte a tomar un café al lado del mismísimo Peter Florence, toparte en la esquina con José Emilio Pacheco, pedirle fuego a Carlos Fuentes, ayudarle a tomarse una foto a Laura Restrepo a quien no pocos confundían con productora de telenovelas de Televisa.

Si bien ha sido criticado por su excesiva comercialización y por su fallida estrategia para integrar a autores locales, en el seno del Hay Festival perviven los valores del amor y el placer a la literatura, y por la pasión por los libros. No se sorprenda, caro lector, que a principios del mes de septiembre nuestro centro Histórico se convierta en una biblioteca gigante, o en una especie de concierto masivo donde se reciba con vítores y gritos a Le Clézio, como si se tratara éste de Mick Jagger; en donde no pocos nos acerquemos a preguntarle una peregrina opinión a Juan José Millás sobre cualquier cosa; en donde inevitablemente no pocos luchen a sangre y lágrimas por un lugar para escuchar la presentación de Carmen Aristeguiy la presentación de su Casa Blanca y las implicaciones al respecto; y donde no pocos buscaremos un espacio para tomarnos una selfie con Margo Glantz, o conseguir a como dé lugar una firma de Fernando del Paso, aunque aún no hayamos leído acarca de las noticias del imperio.

Anuncios

Autor: doctorsimulacro

Periodista, docente e Investigador en Ciencias Sociales y Humanidades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s