Las claves del Hay Festival Querétaro 2016.

Publicado originalmente en el suplemento cultural Barroco número 619, del Diario de Querétaro del 31 de julio del 2016.

En el séptimo Hay Festival (pronúnciese en inglés: Jei Féstival) que se presenta en México, y que en esta ocasión se ofrecerá en Querétaro, del 1 al 4 de septiembre próximo, se destacan autores clave de entre la lista de 80 escritores invitados. La lista de personalidades distinguidas la encabeza el Nobel de Literatura francés Jean-Marie Gustav Le Clézio, junto a Elena Poniatowska, Carmen Aristegui, y Ahmed Galai. Pero es menester recordar que se contará con la presencia de firmas como la del holandés Cees Nooteboom, la bresileña Nélida Piñón, el español Juan José Millás y el Premio Cervantes mexicano Fernando del Paso.

Para que no llegue con prenociones o, en el peor de los casos, sin idea de quiénes son estos autores y cuál es el estado del arte de su obra, les presentamos una breve guía acerca de las claves del Hay Festival Querétaro 2016, caro lector.

  1. M. G. Le Clézio, (Niza, Francia, 13 de abril de 1940).

“Novelista de la ruptura, de la aventura poética y de la sensualidad extasiada, investigador de una humanidad fuera y debajo de la civilización reinante”, fueron los motivos que la academia sueca consideró para otorgarle al escritor francés el galardón. De él se ha dicho que es un escritor versátil, que va de la novela al ensayo, de los relatos infantiles a las memorias[1]. Pero en Le Clézio hay una escisión importante entre su primera y segunda etapas: la primera caracterizada por obras precoces y experimentales con alta influencia del noveu roman (la llamada novela nueva francesa, cuyos autores principales destacan Robbe-Grillet, fundador y teórico del movimiento; Michel Butor, con su novela La Modificación; Nathalie Sarraute y el Premio Nobel de Literatura 1985, Claude Simon).

De Le Clézio, el crítico Rafael Lémus destaca que en sus peores novelas se encuentra un tratamiento de la novela como género sentimental, como pila de impresiones, como una colección de formas sensuales pretendidamente líricas.

Poco después del otorgamiento del galardón, los estantes de las librerías se llenaron de Desierto (TusQuets, 2008), cuya edición original es de 1980; y de La conquista divina de Michoacán (Fondo de Cultura Económica, 2008), editada originalmente en 1984. En Desierto encontramos la historia de Lalla, una niña de belleza enigmática, descendiente de los llamados hombres azules del Sahara quien, a pesar de vivir en un suburbio a orillas del Mediterráneo, se sentirá llamada al encuentro con sus orígenes, con las viscicitudes que ello supone. Acaso esta, una novela mediana y modesta, por momentos extraviada en las referencias lingüisticas y en las descripciones de una prosa itinerante y melodramática, sea la puerta de entrada más cercana para conocer al autor.

Hélène Elizabeth Louise Amélie Paula Dolores Poniatowska, mejor conocida como Elena Poniatowska, o Elenita, para los compas (París, Francia, 19 de mayo de 1932)

Es tan irrisorio como inevitable esbozar una sonrisa irónica cuando lectores noveles y de carrera larga se refieran a La noche de Tlatelolco (Era, 2001, publicado originalmente en 1968) como un libro escrito por Elena Poniatowska. Acaso el ejercicio de escuchar las múltiples voces de los protagonistas para conformar un testimonio colectivo a modo de canon se antoja interesante, a grado tal de ser considerado un libro indispensable para saber lo que ocurrió en la noche del 2 de octubre de 1968.

No obstante, Poniatowska fue obligada por Luis González de Alba[2] a corregir sesenta errores de lo que hasta la fecha sigue siendo su libro más famoso. El libro, a decir del mismo González de Alba, fue escrito bajo el apoyo de dos libros previos:

  • Los día y los años (editorial ERA, 1971) de Luis González de Alba, libro que puede ser considerado un testimonio y también una reflexión. El conflicto entre los estudiantes y el Estado, tal como se produjo en México en 1968, se nos muestra aquí vivido desde dentro por uno de los participantes, el propio Luis González de Alba, entonces estudiante de la Facultad de Filosofía y Letras y miembro del Consejo Nacional de Huelga, que para analizar los hechos no se atiene a una sola visión y reclama, en el diálogo, la visión de sus compañeros.
  • Los manuscritos no publicados del activista y catedrático Raúl Álvarez Garín (Ciudad de México, 1941-Ibídem, 2014), quien durante el movimiento había entablado amistad con Elenita, a quien le hizo llegar los testimonios de él y de sus compañeros por medio de abogados.

Pero para escribir una crónica, máxime una donde se funja como interlicutor entre la multiplicidad de voces en el movimiento del 68, por lo menos hay que estar allí. A decir de Luis González de Alba, Poniatowska no participó en nada. Poniatowska retrata al autor junto a otro activista apodado El Búho, hablando mientras se guarecían en un departamento del quinto piso, cuando en realidad González de Alba era testigo presencial en primer plano de la confusión de los francotiradores y los efectivos del ejército: “estuve entre los francotiradores que luego gritaron su nombre, Batallón Olimpia, y su súplica al ejército: ¡No disparen! Creían ser parte de un plan de la Defensa y no lo eran. Los soldados supusieron que les disparábamos nosotros, los líderes estudiantiles, y respondieron el fuego”[3].

El mismo González de Alba señala que fue la propia activista Gaby Brimmer (Ciudad de México, 1947-ibídem, 2000), defensora de los derechos de las personas con discapacidad, quien padeció durante 52 años una vida postrada a la parálisis cerebral, autora de sus escritos, tanto textuales, tecleados con el dedo gordo del pie, como en grabaciones. La autora no es Elena Poniatowska aunque ella se atribuya lo contrario.

La colección de testimonios “Borges en México: crónica visual y literaria” fue inaugurada con una ceremonia lujosa de manteles largos, en la sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México. Entre las múltiples disciplinas y obras que se presentaban, destacaba el libro “Borges y México” coordinado por el escritor veracruzano Miguel Capistrán (Córdoba, 1939-Ciudad de México, 2012). No obstante, fue la presentación del libro sin el libro, gente hablando de un libro como si se estuviera obviando el contenido del mismo. La razón: “el libro publicado por Random House Mondadori en su sello de Lumen empezó a ser retirado de las librerías porque contiene un grave error de la escritora Elena Poniatowska que en su texto ‘Un agnóstico que habla con Dios’ reprodujo el poema ‘Instantes’, un apócrifo que se le ha atribuido erróneamente y conocidamente a Borges”[4].

[1] Lemus, Rafael. J. M. G. Le Clézio, Nobel 2008 en Letras Libres, abril 2009.

[2] González de Alba, “La insaciable”, en Milenio Diario, 27 de mayo del 2016.

[3] González de Alba, ibídem.

[4] Aguilar Sosa, Yaneth. “Borges y México fuera por error de Poniatowska”, en El Universal, 1 de agosto del 2012. Las cursivas son propias.

Anuncios

Autor: doctorsimulacro

Periodista, docente e Investigador en Ciencias Sociales y Humanidades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s