Hay Festival 2016: Querétaro era una fiesta.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Publicado originalmente en el suplemento cultural Barroco número 624, del Diario de Querétaro del 4 de septiembre del 2016. Fotografías de Mónica Zárate.

Una atmósfera literaria con esencia cosmopolita, el influjo de la ciencia y la cultura, el diálogo y el consenso de escritores, son fundamentalmente los elementos que han convergido en estos tres primeros días del Hay Festival Querétaro 2016.

Carlos Franz, el ganador de la Premio Bienal de Novela “Mario Vargas Llosa” con Si te vieras con mis ojos (Alfaguara, 2015), caminaba confundido entre turistas y paseantes sobre la plancha de la Plaza de Armas. “Es un placer caminar por Querétaro, aunque jamás me imaginé que tuviera gente que conoce mi obra” dijo hacia el crepúsculo del jueves aquel en el que Poniatowska abarrotó el Teatro de la Ciudad.

La misma Poniatowska, un día después de la vorágine que desató su convocatoria, se retrataba como niña al compás que le marcaba un no menos divertido Daniel Mordzinski, en los aparadores de una tienda de novias en pleno centro de Querétaro.

El barcelonés Xavi Ayén fungió como conversador en torno a la obra de Poniatowska y, un día después, de Cees Nooteboom. Pero el mismo Ayén vino a Querétaro presentando su enorme Aquellos años del boom (RBA, 2014). Lo de enorme, caro lector, es en sentido estrictamente metafórico, pero con sus más de 800 páginas y fotografías, alude al volumen físico en sí. “Para enero aparecerá una edición mexicana bajo el sello Debate”, adelantó Ayén, quien además reveló: “Estoy trabajando con dos cosas a la vez, no sé cuál terminaré primero. Estoy trabajando un texto sobre Roberto Bolaño, pero no sé si voy a acabar ese antes o el otro que trata sobre Alfonso Cerdá, un urbanista que remodeló la ciudad de Barcelona que es donde yo vivo”. El encanto de Ayén, de él mismo y de su charla pormenorizada acerca de las anécdotas de García Márquez y Vargas Llosa, se reflejaron en el entusiasmo de una lectora novel: “Mi hija dijo que viniéramos a verte a ti y no al Nobel. Por las cosas que nos contaste, quedo convencida que tomamos la mejor decisión: tu libro es impresionante”.

Ya para el día viernes, en una mañana cuyo cielo parecía esbozado por El Bosco, su paisano, el poeta, novelista, ensayista y traductor holandés, Cees Nooteboom, sostuvo una intimista charla con Xavi Ayén. Nooteboom nos habló de sus viajes por América Latina, especificamente por rincones en donde la gente no habla español y de qué manera, bajo la circunstancia geográfica pero con la venia del cronista, Nooteboom se apropia de las lenguas ajenas. Es quizás ese desarraigo que le permite afirmar que “en todos mis libros hay viajes, el cual no habría podido ser posible escribir si no hubiese hecho ese viaje a Brasil, en el que abordo el tema de dos mujeres jóvenes brasileñas que viajan a través de toda Australia”. Nooteboom, quien trae bajo el brazo su más reciente libro El Bosco: un oscuro presentimiento (Siruela, 2016), llegado apenas hace cuatro meses a librerías queretanas, señaló su vocación indagadora, esa que nos permite acercarnos a la certeza de que no existe una verdad única.

La verdad única no es la única verdad, así como los personajes no pueden reducirse a una sola existencia del personaje, de acuerdo a la perspectiva que Felipe Restrepo Pombo plasmó en la charla que sostuvo al lado de Rosa Beltrán.

Restrepo Pombo, conocido por ser director de la revista cultural Gatopardo, afirmó que “un perfil se diferencia de la biografía ya que busca retratar al personaje en un momento exacto de su existencia y que ese momento sea clave para decirnos quién es esa persona”, lo anterior de acuerdo a lo que narra en Formas de evasión (Planeta, 2016) .

En un conflicto constante entre la búsqueda propia y la evasión, destacada sagazmente por Rosa Beltrán, Restrepo Pombo advierte que “cuando alguien decide escribir algo lo hace para entender el mundo en el que vive, responder cosas sobre los problemas presentes en nuestro día a día; y, en segundo lugar, para entenderte a ti mismo”.

En el recinto del patio de la delegación Centro Histórico se estableció un particular anacronismo, pues mientras las gentes de diario acudían a hacer sus trámites, algunos otros paseantes se detenían para escuchar algo de la charla, aprovechando incluso la vuelta para sentarse a escuchar los argumentos o de plano comprar los libros de Restrepo Pombo y de Rosa Beltrán, quien no pudo negar su entusiasmo por los primeros veinte años de su primera novela, La corte de los ilusos (Planeta, 1995), en donde se narra la vida y muerte de Agustín de Iturbide, así como por su ingreso a la Academia Mexicana de la Lengua en el mes de enero del presente año.

Netflix acaba de estrenar el documental What our fathers did: a nazy legacy (2015) que trata de un abogado de derechos humanos que lleva a cabo conversaciones con los dos hombres cuyos padres fueron acusados como criminales de guerra por su papel en la Segunda Guerra Mundial. La serie está dirigida por David Evans, y fue escrita por Philippe Sands, escritor y abogado que se presentó el día sábado en el Teatro de la Ciudad para hablar acerca de su más reciente libro East West Street: On the Origins of Genocide and Crimes against Humanity (Alfred Knopf, 2016) y el cual será editada en español por la editorial Anagrama, de acuerdo a información proporcionada por el propio autor: “La traducción está tardando un poco más de lo establecido. Seguramente los estaremos recibiendo en México en un plazo de tres a seis meses”.

En el 2010, Sands recibió la invitación para participar como conferencista en la Universidad de Lviv, en Ucrania, en donde habló acerca de los escritos y crímenes contra la humanidad y genocidio, el legado de los famosos juicios de Núremberg, y que pertenecen a las investigaciones cuyos resultados se vierten en su texto.

En primer lugar, durante la investigación, Sands encontró con las personas que introdujeron los conceptos de Genocidio y Crímenes contra la Humanidad para explicar desde un enfoque jurídico los crímenes de la Segunda Guerra Mundial. Pero también encontró las respuestas acerca de algunas interrogantes que se gestaron al interior de su propio núcleo familiar, específicamente de su abuela y su madre, quien padecieron en carne propia la violencia sistemática del antisemitismo nazi.

“El camino para combatir la violencia y los abusos contra la humanidad comienza desde uno mismo, en la casa con nuestras familias, en nuestro trabajo, en nuestra escuela, en nuestro propio entorno y en nuestro propio país. Garantizar la libertad para hacer uso de nuestros derecho y garantías individuales, decidir a quién amar y con quién establecer una familia”.

En el Hay Festival Querétaro 2016, queda de manifiesto que la inversión en cultura, en este caso una inversión de 200 mil dólares, es una inversión de calidad, que se refleja en la ferviente participación de los queretanos y de invitados de otras latitudes.

Querétaro es una fiesta.

Lee la nota original aquí.

Anuncios

Autor: doctorsimulacro

Periodista, docente e Investigador en Ciencias Sociales y Humanidades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s