Ricardo Emilio Piglia Renzi

Publicado originalmente en el suplemento cultural Barroco número 640, del Diario de Querétaro del 8 de enero del 2017.

Tuvimos que hacer un alto en el camino antes de la entrega original que estábamos redactando para retomar las cuitas de este su “Libro de Cabecera”, caro lector.

Ricardo Piglia murió la tarde del viernes 6 de enero. La causa: complicaciones por una esclerosis lateral amiotrófica que le afectaba las neuronas que controlaban sus músculos: “ya no puedo escribir” se alcanza a leer en uno de sus cuadernos puestos en escena en el documental 327 Cuadernos (2015), filmado por Andrés Di Tella y protagonizado por el mismo Piglia.

Escritor, crítico literario, editor, guionista de cine, profesor de Literatura, pero, ante todo, narrador. Fallecido a sus 75 años, Piglia había decidió pasar sus últimos meses en su amada Buenos Aires, con la lucidez y su trabajo literario intocados casi hasta el final.

De sus obras memorables podemos mencionar las siguientes:

  • Respiración artificial (edición original de 1980), se trata no sólo del único libro memorable publicado durante el período de la dictadura militar (de acuerdo a su edición original de 1980), sino también de una espléndida ficción que se convierte en espejo de la historia, de una novela que, utilizando la estructura de la novela policíaca (género fundamental de la literatura contemporánea de acuerdo al mismo Piglia), puede leerse como una indagación sobre los enigmas de épocas convulsas, de personajes oscuros. Esta es la primera ocasión en donde aparece el personaje de Emilio Renzi.
  • El último lector (2009), el autor vuelve a mostrar con este libro, que es uno de los grandes maestros en la construcción de itinerarios insólitos para leer la literatura contemporánea: leerla no sólo en el sentido literal sino como estela de un recorrido en el que Walter Benjamin (a punto de morir en la frontera entre Francia y España) y Ernesto Guevara (perseguido por el ejército boliviano) se reflejan en su forma de aferrarse a su último tesoro: una maleta con sus últimos libros y escritos.
  • Nombre falso (2002), confirman una vez más que Piglia se inscribe dentro de la mejor literatura contemporánea en cualquier lengua. Al contaminar deliberadamente el relato con la reseña, el cuento con el ensayo o la ficción con la autobiografía, Piglia dispone un texto que cruza una y otra vez las fronteras entre los géneros. El atractivo y la originalidad de su estilo inigualable residen en ese cruce en el que desaparece la preocupación por distinguir el papel del crítico del escritor.

En el pasado diciembre, en un diálogo epistolar virtual con el escritor Felipe Ríos, conversábamos acerca de la última obra de Piglia: Los diarios de Emilio Renzi (2015), cuya obra convida al lector en todo momento de un aire de nostalgia, quizás de despedida, al mismo modo en que hizo David Bowie con su ★. Tras una espléndida carrera literaria que incluye novelas y cuentos fundamentales de las letras argentinas contemporáneas y varios volúmenes de ensayos igualmente imprescindibles, Piglia vuelve la vista atrás y rescata los diarios escritos a lo largo de más de medio siglo, entre 1957 y 2015, a los que se incorporan también algunos relatos y ensayos directamente vinculados con ellos.

“Lo que podemos imaginar siempre existe, en otra escala, en otro tiempo, nítido y lejano, igual que en un sueño”, refería Ricardo Piglia, en los tiempos en que nuestra imaginación parece secuestrada.

En las páginas de Los diarios… se asoman en estas páginas las primeras lecturas de Piglia, enfundado en Renzi: de Los hijos del capitán Grant de Verne a La peste de Camus. El oficio de vivir de Pavese, pasando por Defoe, Sterne, De Quincey, Gogol, Dostoievski, Kafka, Proust, Fitzgerald, Faulkner, Hemingway o Gadda–; asoman los cines y las películas que el joven Piglia devora –de Bergman, Wilder, Visconti, Wajda y Godard, pero también alguna de James Bond–; asoma una geografía –Adrogué, Mar del Plata, Buenos Aires– y asoma, claro, eso que llamamos la vida: los amoríos iniciales; los estudios universitarios; los primeros entusiasmos, las primeras rebeldías y los primeros desengaños; los descubrimientos y deslumbramientos vitales y culturales; las rupturas amorosas y los trabajos de cobro incierto –cuando pasa a ejercer de editor free lance después de que la universidad sea intervenida por los militares–; el mundillo cultural de la Argentina de entonces, con la sombra de los gigantes Borges y Cortázar, y los encuentros con Rodolfo Walsh, Haroldo Conti, Edgardo Cozarinsky, Daniel Moyano y el cineasta Leopoldo Torre Nilsson; la creación de los primeros cuentos y el proyecto de una novela.

De Los Diarios… destacamos someramente lo siguiente.

  • “Interesante en la literatura actual la oposición entre el artista y el intelectual, vistos como incompatibles. Cada uno de ellos arrastra sus carencias: el artista siempre inspirado suele ser habitualmente un canalla que imagina que tiene privilegios y los demás tienen que estar a su servicio. Por otro lado, el intelectual manipula a los demás con sus coartadas racionales y sus chantajes históricos, explica todo y sirve para justificarlo. En definitiva, es otra materialización de la tensión entre el arte y la vida”.
  • “En el fondo es idiota pensar que uno aprende de la experiencia”.
  • “Al pasado Pavese lo llamaba el destino personal”.
  • La literatura es una sociedad sin estado.

Uno está dentro del mundo que narra, quiero decir, nunca se debe decir nada que sea externo al universo de la acción. El narrador debe de saber menos que el protagonista”.

Anuncios

Autor: doctorsimulacro

Periodista, docente e Investigador en Ciencias Sociales y Humanidades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s