La implementación: el talón de la Reforma Educativa.

5-55

Desde su promulgación, la aplicación de la Reforma Educativa para la Educación Básica ha evidenciado varios problemas, sobre todo en la fase que puede considerarse su talón de Aquiles: la implementación. Dentro de los acuerdos establecidos en el llamado Pacto por México, firmado 2 de diciembre del 2012 por el presidente Enrique Peña Nieto, y por los entonces presidentes de los partidos PAN, PRI, PRD y PVEM, estaba el de la reforma educativa, la cual a la postre fue promulgada el 25 de febrero del 2013 para, posteriormente, ser complementada por la Ley General de Educación, el 10 de septiembre del mismo año. El encargado de operar la reforma fue el entonces secretario de educación, Aurelio Nuño Meyer, quien actualmente se desempeña como coordinador de campaña del candidato presidencial por el PRI, PVEM y PANAL, José Antonio Meade.

En el tema de la implementación me referiré especificamente a lo concerniente al Servicio Profesional Docente, cuya concepción fue posible gracias a la reforma del artículo 73 que, en concreto, considera al examen de oposición como la única vía para el ingreso al servicio docente y la promoción a funciones directivas o de supervisión en la educación básica y media superior. Con base en la ley reglamentaria del artículo 3º, el Instituto Nacional para la Evaluación Educativa (INEE) está facultado y dotado de autonomía constitucional para establecer los criterios y evaluar los resultados.

No obstante, el examen nacional de oposición, más que ser un instrumento integral y genuino de evaluación, queda reducido a un mero trámite burocrático. Al tener validez anual, los profesores cada año se postulan como candidatos para la promoción o ingreso al Servicio Profesional Docente tantas veces sean necesarias con tal de obtener un lugar en la lista de prelación, la cual ésta condicionada por el número de plazas disponibles que oferte la unidad de servicios educativos de cada estado (en Querétaro, le corresponde a USEBEQ). En caso de que los candidatos ingresen a la lista de prelación, la cual ronda alrededor de 20 plazas disponibles a lo mucho, reciben el nombramiento de interinos y tienen la opción de “elegir” entre las plazas que se ofertan. Esto constituye un verdadero un limbo profesional para los profesores interinos caracterizado por las siguientes situaciones:

  • Al ser trabajador para el Estado, la calidad de interinato tiene una duración de seis meses, tras los cuales el interino puede recibir un nombramiento definitivo, lo que se le llama basificación, la cual dependerá del número de bases que se liberen en cada ciclo escolar, tanto por jubilaciones o creación de plazas nuevas.
  • El interino puede elegir una plaza prejubilatoria, la cual puede ser asignada de manera definitiva, puesto que el profesor anterior que deja la plaza está en proceso de jubilación, aunque esto dependerá del lugar que ocupe el interino en la lista de prelación y de la asignación que hagan tanto el SNTE como USEBEQ de dichas plazas (de 10 plazas, por ejemplo, 5 son para el SNTE y 5 para USEBEQ). En este caso, el pago de nomina para los interinos es de 70% sin ningún tipo de prestación.
  • El interino puede optar por elegir una plaza disponible por otros motivos, por ejemplo, que el profesor anterior esté trabajando en áreas administrativas. En estos casos, el pago es de 100% pero tampoco hay ningún tipo de prestación.
  • Obtener una plaza por asignación directa si es que el interino se ubicó dentro de los primeros lugares en la lista de prelación. No obstante, la asignación de la escuela depende de la disponibilidad: si un profesor de matemáticas que radica en Querétaro obtuvo el primer lugar en la lista de prelación, puede obtener su plaza de acuerdo a las que estén disponibles en el estado, muy probablemente en Jalpan o Landa de Matamoros, debido a que la región serrana es la que tiene el mayor número de plazas disponibles porque son muy pocos los maestros que acceden a trabajar ahí.

Lo anterior propicia que la condición laboral de los profesores sea inequitativa. Por ejemplo, si un profesor interino radica en Querétaro y obtiene una plaza de 14 horas en Tolimán por un contrato de tres meses, no obtendrá apoyo de transporte, gasolina, o consideraciones especiales por motivos de movilidad (el tiempo de traslado de Querétaro a Tolimán es, en promedio, de 90 minutos, sin contar el denso tránsito y las eternas obras en el tramo de la Cuesta China al entroque con la carretera 100). Como detalle, cabe señalar que, tras recibir su nombramiento como profesor interino y firmar contrato, el pago de su salario tardará por lo menos dos quincenas en efectuarse debido a trámites administrativos.

Tras el simple examen de conocimientos (conocimientos disciplinares, conocimientos básicos de psicología, didáctica y pedagogía, y los referentes a la reforma educativa) no hay otra forma de legitimar el ingreso o la permanencia de un profesor interino. No importa si su desempeño frente a grupo sea destacado, tampoco importa que su área de acción e intervención educativa estén a la vanguardia (recordemos que tras la reforma, el ingreso ya no es exclusivo a normalistas, por lo que es posible encontrar profesionales outsidersen otras áreas con maestría en ámbitos educativos).

Todo lo anterior, propicia una grave interrupción de los procesos educativos al interior de las aulas de los niveles preescolar, primaria y secundaria, ya que la rotación en la plantilla de profesores es permanente, con lo que no se garantiza el seguimiento de procesos de aprendizaje ni contenidos temáticas, ya no digamos el seguimiento en el ámbito de competencias ni de intervención educativa, en el caso de que los interinos tengan la encomienda de ser asesores de grupo.

Los Consejos Técnicos Escolares son insuficientes, a lo menos, para la implementación de la reforma educativa. Al carecer de una figura que coordine, valide, revise los resultados y evalúe el desarrollo, tanto la aplicación de la reforma como la implementación del nuevo modelo educativo redundan en tareas futiles y desvinculadas del verdadero propósito del CTE.

Por su parte, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación ha relegado su función de mediador entre el Estado y el trabajador para reducirse a una comparsa débil de los intereses políticos de las postrimerías del priismo.

La reforma se ha quedado corta. Los años pasan y la calidad educativa, en vez de mejorar, empeora, por lo que más que refrendarla se debe de optimizar y fortalecer. Cancelar la reforma educativa o pactar con los grupos charros que se oponen a ésta por intereses políticos sería un suicidio.

Anuncios

Concurso de Oposición

Publicado originalmente en el suplemento cultural Barroco número 658, del Diario de Querétaro del 14 de mayo del 2017.

“Péreme tantito, es que esta cosa de que quiere abre y de que no nomás no”, dice un hombre septuagenario con uniforme de guardia de seguridad. Su trabajo consiste en pasar sensores para que las personas puedan entrar o salir de las oficinas de la Unidad de Servicios de Educación Básica del Estado de Querétaro, mejor conocida como USEBEQ. El día de hoy hay más gente que de costumbre. En esta semana se está llevando a cabo el registro de los candidatos para participar en el Concurso de Oposición para el ciclo escolar 2017-2018.

En la recepción entran y salen personas con fólderes bajo el brazo, algunas –mujeres, principalmente– visten uniforme de docente. Se arremolinan en la oficina de vigilancia para registrarse. “No importa, ponga su firma, yo pongo la hora de la salida”, dice otro septuagenario, pareja del primero. El uniforme de guardia de seguridad le queda algo grande. “Ya déjalos pasar así, son muchos” revira su pareja notoriamente exasperado.

–¿Aquí va la fila?– pregunta Alicia de 25 años. Para ser un trámite de alta demanda le parece que hay muy poca gente.

–No, maestra. Esta es la última parte. La fila da la vuelta. Mire, comienza hasta allá, pero primero tiene que pasar a aquella oficina para que le den unos formatos.

En la oficina donde se entregan los formatos, cuatro mujeres se encargan de la recepción de los documentos:

–Buenos días, me dijeron que aquí me entregan unos documentos para…

–Le mandaron un correo electrónico, ¿no recibió los documentos en su correo?– dice una mujer de lentes sin mirar a Alicia al tiempo que organiza unas copias en un fólder.

–Sí recibí el correo, pero no sé a qué…

–Tenga, maestra. Lléneme todos los documentos con pluma azul, no puede dejar ninguna hoja en blanco. Organice sus documentos en el orden que dice la hojita. Luego se forma, cuando le toque su turno le recibo sus documentos– dice la mujer de lentes con tono pedagógico. Antes de continuar organizando las copias en el fólder da una mordida fugaz a un sándwich de pollo que esconde bajo su mesa.

El periodo de registro para el concurso de oposición para ocupar una plaza docente fue del 2 al 11 de mayo, la fecha de evaluación se hará pública a más tardar el 30 de mayo. Los días 5, 6 y 7 de mayo alrededor de 37 mil maestros participaron en el Concurso de Oposición para la Promoción a cargos con funciones de Dirección, Supervisión y Asesoría Técnica Pedagógica en Educación Básica. De acuerdo a la Secretaría de Educación Pública (SEP), los estados de Campeche, Nuevo León, Querétaro, Quintana Roo y San Luis Potosí tuvieron una participación igual o mayor al 90 por ciento. Se contó con la participación de 20 mil 620 aspirantes a categorías con funciones de Dirección de los 23 mil 974 programados; mientras que para Supervisión se programaron 13 mil 479, y se evaluaron 11 mil 590. Además, fueron evaluados cuatro mil 143 aspirantes a cargos con funciones de Asesoría Técnica Pedagógica de los cuatro mil 952 previstos.

–¿Y qué dicen de mí?– pregunta una maestra con blusa estampada atigrada a otra que porta el uniforme del Colegio Finlandés.

–Nada, haz de cuenta que nunca trabajaste allí.

–¡Ay!, me acuerdo y me da coraje. Acá tengo cuarenta muchachos, pero mejor eso que andar aguantando a esa vieja.

–Bueno, pues la directora nos dijo que si alguien se iba a anotar para el examen que le avisáramos para que fueran buscando gente.

En esta etapa de la consolidación de la Reforma Educativa la convocatoria se ha extendido a profesionistas egresados de universidades públicas o privadas. Es decir, ya no es exclusivo para normalistas.

–Esta semana la escuela es un desmadre, güey– dice Juan, maestro de secundaria.

–¿Por qué, güey? Si casi no va a haber clases– pregunta Fernando. Este es su tercer intento en el examen. En sus dos oportunidades anteriores resultó ser “no idóneo”.

–Por eso, güey. Estas dos semanas tenemos nuestras comidas. Hoy nomás tuvimos la primera clase. Mañana tenemos el día de las madres. El viernes y el lunes tampoco habrá clases– explica con alegría Juan.

–Dicen que la comida de ayer se puso bien chida– dice Fernando.

–Sí, güey. El director andaba bien pedo. Hoy ni fue, yo creo que amaneció bien crudo.

El concurso de oposición se conforma de etapas:  1. Examen de Conocimientos y Habilidades para la práctica docente integrado por 80 reactivos; 2. Examen de Habilidades Intelectuales y Responsabilidades Ético-Profesionales integrado por 100 reactivos.

–Maestros, les vuelvo a repetir. Los formatos que les entregamos deben de llenarlos todos con pluma azul, no pueden dejar ninguno en blanco. Deben de traer todos sus documentos completos. Son cuatro fotos a blanco y negro con su nombre en la parte de atrás.

–¿Bueno? Hola, maestro Vicente. Soy yo, Enrique. Sigo aquí en el banco. Me dicen que me van a tardar con lo de mi tarjeta. Ya le pedí a miss Rosy que me cubra. Sí, maestro, solamente tienen que poner la imagen a la dispositiva– miente nerviosamente Enrique, maestro de computación de una secundaria particular en la que gana $75 por hora.

“Una vez adentro no es tan fácil. Salí “idóneo” para ocupar una plaza pero me mandaron a cubrir un interinato. Tuve que andar buscando unas horas aquí y otras allá. Yo no quería, pero me tuve que meter al sindicato. Si no, no estaría trabajando”, explica Carmen, maestra de inglés para nivel Secundaria. “Es bueno lo de la reforma, le permite a mucha gente poder concursar para una plaza. Pero no hay tantas plazas libres. Además, si no te actualizas, andan detrás de ti”, concluye.

–Pero ahí estudié la licenciatura, ahí mismo estoy estudiando la maestría los sábados– reclama Martha, recién egresada de la Licenciatura en Pedagogía. Su universidad ofrece ingeniería civil e industrial sin contar con laboratorios. Antes era una plaza comercial, ahora, tras constantes modificaciones, los locales se adecuaron como salones.

–Sí, maestra. Pero su universidad no tiene REVOE.

–¿Qué es eso?

–Sus estudios no tienen validez oficial, maestra. Discúlpeme. ¿Quién sigue? Pásele, maestro.

Tan solo en Querétaro, el año pasado, la SEP y la Dirección de Educación del Estado de Querétaro detectaron escuelas sin Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios (REVOE) todas ellas del sector privado. En Querétaro, la presencia de universidades privadas que ofrecen estudios ejecutivos, semipresenciales, con enfoque cuatrimestral y titulación inmediata sin tesis, se ha multiplicado.

–¿Es usted egresada de la Licenciatura en Psicología Educativa? Necesito su título, cédula o constancia– dice una mujer con tacones altísimos, ya en la oficina de entrega de fichas de registro para aplicar el examen.

–Sí, soy licenciada, pero no tengo título ni cédula– dice Leticia, egresada de una universidad particular que abrió sus puertas en Querétaro hace un año y medio.

–¿Y la constancia, maestra?

–Me dijeron en la escuela que los de la SEP perdieron mis documentos, pero que haremos nuevamente la solicitud.

–¿Segura, maestra? Ay, no…No, no puede ser…

–¿Pasa algo, señorita?

–Maestra, ¡su universidad no tiene REVOE! Además, me llenó mal sus formatos. Puso la CURP en el RFC… ¡Y su CURP está mal escrita!